Retinopatía diabética

La retinopatía diabética  genera un daño progresivo que afecta los vasos sanguíneos de la retina. Puede empeorar sino hay un buen control de la enfermedad. Cuando la enfermedad está poco avanzada los capilares del ojo se vuelven porosos y dejan de filtrar su liquido y la sangre hacia la retina, ocasionando una visión borrosa. Los estados más avanzados se produce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos dentro del ojo. La sangre de estos vasos puede llegar a ensuciar el humor vítreo, bloqueando el paso de la luz produciendo imágenes borrosas, el líquido que se filtra de estos nuevos puede afectar la macula y provoca que se inflama y que la vista se nuble. Esto se llama Edema Macular, se da en cualquier fase de la Retinopatía, a medida que progresa la enfermedad.