Dieta sana contra la diabetes y la obesidad

Una alimentación equilibrada es básica para combatir la diabetes y la obesidad, dos patologías crónicas que van de la mano y que cada vez tienen mayor incidencia en la sociedad actual, por lo que la primera medida a tomar para evitar su crecimiento o controlar su progreso es la dieta sana.

Es necesario “realizar una dieta sana y equilibrada para perder peso, a la vez que se cuida el azúcar. No existen dietas milagro que ayuden a controlar el peso”.

Las dos enfermedades, diabetes y obesidad, son crónicas, y por tanto “el objetivo desde el punto de vista de la alimentación debe ser una educación nutricional adaptada a cada persona”.

NO PROHIBIR ALIMENTOS

Ayudar a los pacientes a conseguir hábitos alimentarios saludables “es el primer objetivo de toda dietista-nutricionista”, sin olvidar la importancia de “no prohibir todos los alimentos que tanto placer nos causan sino enseñar a comerlos con la frecuencia y en la cantidad adecuada”.

“Si no resolvemos este problema pronto, un tercio de todos los nacidos después del año 2000 sufrirán diabetes en algún momento de sus vidas”, alertan los especialistas, y muchos otros sufrirán otros problemas crónicos, como diabetes, tensión arterial, cáncer o asma.

El sedentarismo de los actuales entretenimientos (como el ordenador o los videojuegos), la escasez de parques y lugares abiertos para que los niños jueguen y corran, y el crecimiento que han experimentado las porciones en los restaurantes y locales de comida rápida tienen la culpa de esta epidemia moderna. Una epidemia a la que no es ajena tampoco España, donde, según las últimas estadísticas dadas a conocer por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), el problema podría afectar ya al 30% de nuestros niños.

La diabetes, una patología que supone un riesgo entre dos y cuatro veces mayor de enfermedad coronaria y una pérdida de doce a catorce años de vida, cuenta con una estrategia específica en la que se espera que participen 200.000 madrileños durante los próximos cinco años.

Estas personas se someterán al Test de Findrisc para valorar su riesgo de padecer diabetes, y de ellos, más de 12.000 recibirán una atención específica de alto riesgo. Esta tarea ya está en marcha con campañas como ‘La diabetes en tu barrio’, que se realiza en colaboración con la Asociación de Diabéticos de Madrid, que han acompañado a sanitarios municipales por quince mercados madrileños.

Cancer y diabetes , focos de la industria farmaceutica

La mayoría de las investigaciones con medicamentos que se desarrollan en España ( ensayos clínicos principalmente ) se centran en el área oncológica, tienen como objetivo principal ajustar los perfiles de seguridad y eficacia de los fármacos bien en fase pre o post comercialización. Roche y GlaxoSmithKine son las compañías farmacéuticas que financian más ensayos clínicos en esta especialidad. Diversos indicadores permiten hacerse una idea aproximada -dadas las dificultades de comparación de todos los datos- sobre qué areas terapéuticas se consideran prioritarias, qué peso tiene el inversor con la investigación farmacológica aplicada y dónde se concentran los entornos más favorables al desarrollo de estas pruebas, sujetas a estrictas regulaciones y, como concepto, entendidas como necesarias por la comunidad clínica; pero con una historia no exenta de polémica vinculada a la calidad de las investigaciones y al cruce de intereses comerciales en el que los laboratorios han sido los malos de la película.

Una exploración subjetiva -técnicamente frágil pero concienzuda- de ensayos clínicos diferentes con participación de centros, profesionales y pacientes nos lleva a que la mayoría de las investigaciones con medicamentos se centran en encontrar terapias para enfermedades de alta prevalencia, como la diabetes o el cáncer. Pero también se investiga en contracepción, fisioterapia, acromegalia o el rechazo en trasplantes celulares. Y el rumbo conceptual de la investigación está girando hacia los nuevos medicamentos biológicos. También es lógico que sean grandes hospitales los que acaparen más proyectos. Pero se está realizado algún ensayo clínico en Atención Primaria y hay hospitales considerados pequeños que se han tomado muy en serio este asunto.

Respecto a los promotores de los ensayos, junto a las grandes marcas de la industria darmaceutica empiezan a consolidarse alianzas entre compañías grandes y pequeñas e instituciones sin ánimo de lucro que son un signo más de los nuevos tiempos: las buenas ideas pueden surgir en cualquier lado y el mercado se encarga del resto.

La cirugía , opción para la cura de la diabetes

La clínica Quirón de Zaragoza se ha convertido en un referente en España en el tratamiento de la diabetes tipo 2 a través de cirugía metabólica. De los 42 pacientes operados desde febrero del 2010, un 81% de ellos están totalmente recuperados de la enfermedad, y se espera que en pocos meses se confirme hasta un 90%.

El tratamiento tiene un perfil de paciente aparentemente limitado, con síndrome metabólico, que se restringe a la diabetes del tipo 2, más frecuente en adultos, que producen insulina insuficiente y/o no la procesan, frente al tipo 1, en el que no se produce. También requiere cierto componente de obesidad, una diabetes mal controlada y la existencia de reserva pancreática, es decir, “que el páncreas aún funcione”.

Por otra parte el primer gran estudio realizado en el Reino Unido sobre el impacto de la cirugía contra la gordura afirma que la incidencia de diabetes tipo 2 se redujo en 50% y los pacientes perdieron casi 60% de exceso de peso, un año después de la intervención.

También hubo mejorías en relación a los niveles de presión arterial y la ejecución de tareas cotidianas como subir las escaleras.

Los investigadores alegan que dichas cirugías son “una ganga” en cuanto a los costos asociados con el tratamiento de la obesidad y la diabetes.

Sin embargo , los expertos opinan que no hay que llegar hasta aquí ,el mensaje de los endocrinólogos es que deben adoptarse “acciones nacionales e internacionales de choque” para atajar la pandemia. “La diabetes no es una enfermedad que nos haya caído como un castigo bíblico. Es consecuencia de la forma de vida de los países industrializados y hay que cambiar esa forma de vida porque es posible revertir la situación”, apuntó Soriguer. El trasatlántico puede frenarse y virar el rumbo, pero hay que diseñar estrategias con esa meta.

Prueba que permite identificar la diabetes tipo 2 diez años antes de que aparezcan los síntomas.

El análisis detecta los niveles de cinco moléculas en la sangre los cuales predicen quién está en riesgo de desarrollar la enfermedad.

Los científicos del Hospital General de Massachusetts señalaron en la revista Nature Medicine que la detección temprana de diabetes tipo 2 podría ayudar eventualmente a prevenir las complicaciones asociadas con la enfermedad, como la ceguera.

Según el investigador, la prueba no sólo detecta el riesgo de diabetes tipo 2 entre la población general, sino también entre las personas que presentan los factores de riesgo asociados con la enfermedad, como es la obesidad.

Estudios en el pasado habían encontrado niveles elevados de ciertos aminoácidos en individuos obesos o personas que presentan resistencia a la insulina. Ambos trastornos preceden al desarrollo de la diabetes tipo 2.

Como la diabetes tipo 2 es la culminación de la incapacidad del organismo para metabolizar glucosa, los científicos creen que la posibilidad de detectar la interrupción de ese proceso metabólico en una etapa tan precoz podría reducir significativamente la incidencia de la enfermedad.

Tal como señala el doctor Robert Gerszten, otro de los investigadores, “ahora se necesitarán llevar a cabo más estudios para confirmar si estos metabolitos juegan un papel en el proceso que conduce a la diabetes y si existe una forma de que podamos detener el daño”.

Por su parte la doctora Victoria King, jefa de investigación de la organización Diabetes UK, afirma que “el diagnóstico temprano y el control efectivo de la diabetes tipo 2 son cruciales para reducir el riesgo de desarrollar complicaciones, como enfermedad cardiaca, derrame cerebral, insuficiencia renal, ceguera y amputación”.

“Por lo tanto, es muy importante encontrar la forma de identificar a quienes están en riesgo de desarrollar la enfermedad”.

“Este estudio, en el futuro, podría conducir a formas de ayudarnos a identificar a aquéllos en riesgo además de ofrecernos nueva información sobre cómo y porqué se desarrolla la diabetes tipo 2” agrega la experta.