Nuevo medicamento antidiabético y antiobesidad

obesity_320[1]

Basándose en el efecto incretina y las hormonas intestinales que intervienen,se ha desarrollado un nuevo medicamento contra la obesidad que puede eliminar el exceso de peso hasta una tercera parte ,  y animales de laboratorio han curado de su diabetes.

Investigadores en Alemania han desarrollado un nuevo medicamento que combina las acciones de tres hormonas gastrointestinales para mejorar la sensibilidad de la glucosa y  la ingesta  de calorías, reduciendo el apetito. Y en ensayos pre-clínicos con ratones, redujo su peso corporal en un 30 por ciento. El desarrollo de la droga se basó en trabajos previos muestran que compuestos químicos llamados péptidos que han sido diseñados para influir en la actividad de las hormonas gastrointestinales pueden tratar con eficacia la diabetes tipo 2. El  GLP-1 ( analogo ya comercializado está  Liraglutide ) y GIP, estas dos hormonas son liberadas por el cuerpo después de comer, así que los niveles de azúcar en la sangre pueden permanecer estables. GLP-1 es también responsable de frenar la sensación de hambre cuando estás lleno. Una interrupción de estas hormonas – experimentado en personas con diabetes tipo 2 – puede causar hipoglucemia.

El desarrollo de esa investigación del equipo del centro de Diabetes de Helmholtz en Alemania ha añadido otra hormona a la mezcla – glucagon, que actua muy diferentemente de manera que las otras dos hormonas. El trabajo de glucagón es elevar los niveles de azúcar en la sangre por el hígado para convertir grasa en azúcar,como dice Nsikan Akpan en la revista Science. “Cuando la hiperglucemia progresa en la diabetes, el cuerpo apaga la hormona en un presunto intento para restablecer el equilibrio de azúcar, pero también obstaculiza la quema de grasa. En personas normales y los pacientes de cirugía bariátrica, glucagón disminuye la grasa y puede provocar pérdida de peso,”dice.

Así que por primera vez, los investigadores han diseñado una proteína que utiliza piezas moleculares de las hormonas GLP-1, GIP y glucagón y se les une en una sola molécula. Cuando se utiliza en forma de drogas, esta proteína es capaz de unir y activar los receptores celulares para hacer que estas tres hormonas produzcan  una respuesta contra la obesidad. Dicen que los resultados en ratones son “sin precedentes”.