EL RIESGO DE UNA HIPERGLUCEMIA

La glucosa en sangre debe mantenerse dentro de valores estrechos para permitir a nuestro cuerpo un buen funcionamiento. La alimentación es una de las principales situaciones que altera la glucemia habitual de la persona, por el aporte de carbohidratos a través de la dieta.

La hiperglucemia se denomina a una concentración de glucemia en la sangre alta, la misma puede presentarse en pacientes diabéticos o en personas que desconocen el padecimiento de la enfermedad.

La hiperglucemia determina que el cuerpo altera el funcionamiento del metabolismo energético, se produce la degradación de grasas como forma de proporcionar una sustancia que pueda ser utilizada para la obtención energética celular de forma rápida.

El cuadro de hiperglucemia se ve vinculado con una menor producción de orina, lo que no favorece la eliminación del azúcar en exceso, además de la acumulación de líquidos en la persona.

Los síntomas que aparecen frente a la hiperglucemia son aumento desmedido de la sed, cansancio, reacciones lentas, náuseas, debilidad muscular, confusión e incluso convulsiones. Frente a la aparición de los síntomas comentados la consulta al médico debe constituir una emergencia. Se requiere una atención precoz, que permita mejorar la hidratación del paciente, además de aportar insulina, que permitirá disminuir los altos niveles de glucemia. La buena evolución del paciente se verá incrementada si la consulta médica se realizada de forma rápida frente a la aparición de los primeros indicios de la hiperglucemia.

Una crisis de hiperglucemia puede aparecer en las personas con diabetes, las cuales tienen un difícil control de su enfermedad. Puede verse producida por el abandono de la medicación habitual para normalizar sus cifras de glucemia, una infección o un problema renal también son posibles causas de la hiperglucemia.

También puede verse en pacientes que supuestamente estaban sanos previamente, siendo la hiperglucemia el debut de la diabetes que padecen.

Toda la familia de un paciente diabético deberá colaborar en que el mismo se administre adecuadamente la insulina todos los días, deberán estar capacitados en reconocer los signos de hiperglucemia, frente a los cuales deberán consultar al médico rápidamente.

Una crisis de hiperglucemia brinda pocos signos previos a la persona, así que es necesario trabajar en la prevención, como forma de evitar llegar al estado elevado de la glucemia. La prevención modificando nuestros hábitos dietéticos y realizando actividad física regular permite mejorar la calidad de vida y disminuir las complicaciones de la diabetes a mediano y largo plazo.