EL PIE DIABÉTICO

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica, que dura toda la vida. Es necesario que la persona tome en cuenta esta situación como forma de cumplir con todas las indicaciones para lograr el mejor control metabólico.

Existen buenos medicamentos para la diabetes que permiten mantener las cifras de glucemia dentro del rango normal, de esta forma se endentece el avance de la enfermedad.

En cambio, las hiperglucemias a lo largo del tiempo producen lesiones en determinados órganos del cuerpo, dentro de los que se destacan los vasos sanguíneos y los nervios, afectando la retina, los miembros inferiores y los riñones.

El denominado pie diabético son lesiones que pueden aparecer en los miembros inferiores de las personas diabéticas. Las mismas pueden infectarse, pueden demorar en resolverse lo que puede comprometer la viabilidad del miembro afectado.

Toda lesión, por mínima que sea, en una persona que sea diabética requiere especial atención y cuidado. La consulta al médico deberá realizarse aunque la lesión sea de pequeño tamaño. Lesiones pequeñas en los diabéticos a los pocos días terminan siendo mucho más extensas.

El mecanismo de producción se vincula con el descontrol de la diabetes, que afecta los vasos sanguíneos y los nervios pequeños de los miembros. La afectación de los vasos que llevan la sangre, hace que el tiempo de recuperación de las lesiones de pie diabético lleve más tiempo. Además la afectación nerviosa hace que la persona no sienta dolor ni otras alteraciones hasta que las lesiones de pie diabético son mayores.

Toda persona diabética debe controlar sus pies semanalmente buscando cualquier corte, revisar su calzado y mantener una adecuada higiene. El calzado del diabético siempre debe ser cerrado, del tamaño correcto para el pie y sin demasiada costuras.

El médico en cada consulta revisará el estado de los pies, en caso de encontrar alguna alteración podrá mandar un tratamiento, que básicamente consiste en el lavado y secado correcto, además del uso de antibiótico local.  Una consulta rápida permite evitar el avance de las lesiones del pie diabético, que dejadas a su libre evolución se infectan muy rápidamente. No hay que aplicar ningún tipo de crema o loción sobre la piel de los pies, solamente la indicada por un profesional médico. Se deberá evitar caminar o realizar cualquier actividad descalzo, lo que predispone a lastimaduras por pequeños objetos.

Cuidar sus pies depende de usted, no dude en consultar con un profesional si requiere ayuda.