Como contrarrestar la obesidad genética.

obesidad, obeso, obesa, sobrepeso. Recomienda hábitos saludables para luchar contra obesidad y alarma que el FDA haya aprobado dos medicamentos ESPAÑA SALUD

Muchas personas sufren de obesidad y tratan de buscar la manera de salir de ella. Realmente no es nada imposible, pero se ha de tener una constancia muy grande, además de llevar a cabo ciertos ejercicios y una dieta equilibrada, como la mediterránea.

Un estudio ha arrojado luz esperanzadora sobre el tema de la obesidad genética, ya que el tener una alimentación sana y fuerte, unida a la práctica de ejercicio, puede acabar compensando la creación de FTO y MC4R, que son los genes de la obesidad.

A la hora de hacer ejercicio, los genes que provocan obesidad genética pueden ser contrarrestados, y aprovecharlos para mejorar el aspecto físico en otras partes del cuerpo. Los expertos añaden, que el tener una dieta mediterránea ayudará a que no se supere el nivel de genes de la masa grasa (así es cómo se le conoce).

A la hora de hacer ejercicio no se habla de pasarse el día entero en un gimnasio, ya que ejercicio puede significar simplemente el salir a andar varias horas (y podríamos estar hablando del ejercicio más sano, dependiendo de por donde se dé el paseo). Buen consejo es salir a andar mientras se hace la digestión, para que así el organismo descomponga mejor los alimentos que se acaben de ingerir, y no queden en el organismo. Si se nota que se va cogiendo un buen ritmo, incluso la obesidad se ve reducida, ya puede atreverse a salir a correr largas distancia.

El tema de la alimentación también es importante, sobre todo en el hecho de cumplir unos horarios alimenticios, no sobrepasarse con los hidrocarburos, y meter dentro de su menú de cada día una buena ensalada que lleve en ella los nutrientes sanos.

La obesidad genética puede ser contrastada, pero en ella está la necesidad de hacer esfuerzos.

9 Complicaciones de la diabetes

Para ayudar a reducir su A1C y reducir su riesgo de complicaciones de la diabetes tipo 2, puede seguir los consejos comprobados para el control de la diabetes, como adherirse a su régimen de medicamentos, practicar el control de las porciones mientras toma una dieta adecuada para la diabetes y hacer ejercicio con regularidad.

Pero incluso si está alcanzando su nivel de azúcar en la sangre y sus objetivos de A1C, es importante estar al tanto de las posibles complicaciones de la diabetes que pueden afectarle si su situación cambia. Esto se debe a que, si bien tomar ciertas medidas para controlar bien la diabetes puede conducir a una reversión, para muchas personas, la diabetes sigue siendo una enfermedad progresiva. Saber cómo detectar los signos de todas las complicaciones de la diabetes, independientemente de sus puntos en común, puede ser crucial para obtener el tratamiento adecuado.

Según una investigación, su edad y origen étnico pueden jugar un papel importante en su riesgo de desarrollar estos problemas. De acuerdo con un estudio publicado en septiembre de 2016 en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, las personas diagnosticadas con diabetes en la mediana edad pueden ser más propensas a complicaciones como la pérdida de la visión y la enfermedad renal en comparación con las personas diagnosticadas con la enfermedad mientras son mayores. Las personas mayores de edad tienen más tiempo para desarrollar estos problemas que las personas diagnosticadas más adelante en la vida.

Y una revisión publicada en Ortopedia clínica e investigación relacionada sugirió que las minorías pueden tener un mayor riesgo de amputaciones.

Reeder – Ya sea que se trate de signos de neuropatía, enfermedad cardíaca, enfermedad renal u otros problemas, como problemas digestivos, infecciones de la piel o similares, algunas personas no realizarán cambios hasta que vean signos de complicaciones causadas por años de niveles altos de azúcar en la sangre. McIntosh señala. Para evitar que esto ocurra, debe tener en cuenta todas las posibles complicaciones de la diabetes.

Consejos sobre la dieta de los diabéticos

Para combatir la diabetes usted deberá tomar el hábito de alimentarse realizando entre cinco y seis comidas leves al día.

Desayuno, almuerzo, cena y una pequeño entremés entre cada una de ellas. Lo más aconsejable en estos casos es comer cada dos horas para mantener estable el nivel de azúcar en la sangre.

Consejos Para Combatir La Diabetes

Evite La Sal. Reduzca el consumo de sal, en su lugar puede sustituirla por especias y hierbas aromáticas.

Modere El Consumo De Carne. Evite los alimentos que contienen azúcar. Consuma barras de cereales sin azúcar y galletitas que se venden en las dietéticas. Remplace los dulces por el consumo de frutas. Consuma alimentos con fibras solubles, verduras, avena y frutas. No consuma alcohol porque perjudica la manera en que el organismo regula la producción de azúcar.

Beba mucha agua. Lo ideal es que consuma un mínimo de tres litros de agua al día.

La clave para combatir la diabetes es la buena alimentación y la misma no sólo reside en los alimentos, sino que además es significativo saber cuánto, cuándo y qué tipo de alimentos debe consumir. La dieta de cada individuo varía según el género, la naturaleza o el estilo de vida que lleva. Sin embargo, se recomienda consumir entre 1,400 y 2,000 calorías cada día incluyendo todos los tipos de alimentos.

  1. Frutas, Carbohidratos Y Verdura. Este grupo de alimentos deben componer entre el 40 y el 60 % de los alimentos que usted ingiera a diario. Lo sobresalientes que usted elija los granos enteros, cereales con fibras, pan integral, frutas frescas y vegetales, y evite los alimentos procesados. Es recomendable consumir entre cada comida dos o tres raciones de carbohidratos complejos (pastas, cereales y pan), una o dos de fruta y una o dos de verdura.
  2. Lácteos y Proteínas. Los diabéticos están más predispuestos a padecer de enfermedades cardíacas, es precisamente por esta razón por la que usted debe preferir proteínas magras y lácteos bajos en grasa.

    Lo ideal es que consuma dos raciones de lácteos al día, puede optar por un vaso de leche o un vaso de yogur y también consumir dos porciones de carne baja en grasa preferentemente pescado o pollo.

  3. Grasas Y Azúcares. Lo ideal es que restrinja el consumo de estos alimentos. También le recomiendo que evite consumir edulcorantes artificiales ya que estos elevan los niveles de glucosa en sangre.

    Por otra parte, el consumo frecuente de esta grupo de alimentos puede traer riesgos para su salud.

    Elija bien los alimentos que va a incluir en su dieta habitual y evite todos aquellos que contengan edulcorantes artificiales o naturales, como es el caso de los refrescos.

  4. Acompañe La Dieta Con Actividad Física. Para los diabéticos la actividad física es muy importante, tan importante como alimentarse bien. Asimismo el ejercicio debe estar adecuado al plan de alimentación que siga, de este modo la práctica habitual de ejercicios lo ayudará a disminuir el nivel de azúcar en sangre.
  5. Alpiste. El alpiste a pesar de ser una planta herbácea que se suele utilizar como alimento de las aves domésticas, también aporta grandes beneficios para las personas con diabetes. La manera de consumir el alpiste sería dejando unas cinco cucharadas del mismo en remojo durante la noche y; al día siguiente, licuar el alpiste remojado con un litro y medio de agua, bebiendo esta preparación a lo largo del día.

  6. Cereales. Consuma cereales, preferentemente integrales. Evite los bizcochos, magdalenas y galletas dulces.
  7. Vegetales Y Frutas. Consuma a diario frutas y hortalizas, tanto cocidas como crudas. Ingiera frutas frescas en vez de jugos de fruta. Evite la fruta en lata o en jarabes, los almíbares y confituras a excepción de las elaboradas explícitamente para diabéticos que son las que no contienen azúcar.

    Las frutas como manzanas y las peras frescas son bajas en carbohidratos. Coma muchas zanahorias, puede mezclarlas con espinacas frescas, judías verdes, rábanos yogures, quesos bajos en grasa, panes integrales, etc.

Más ventajas del ejercicio en diabéticos

Un estudio publicado en
la revista ‘Journal of Physical
Activity and Health’ ha
comprobado el efecto positivo
del ejercicio para evitar la pérdida de visión en personas
diabéticas. Analizaron los datos de 670 diabéticos adultos de
20 a 85 años y su nivel de actividad física. Comprobaron que
una hora de la actividad física de intensidad ligera al día,
disminuía un 38% la probabilidad de pérdida de visión en
diabéticos.