Diabetes y ceguera

La diabetes puede causar ceguera debido a que la gran cantidad de glucosa que se encuentra en la sangre daña los vasos capilares de los ojos haciendo que estos se deterioren. Por este motivo se produce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos para irrigar la retina. Pero estos vasos son porosos, por esto hay líquidos que se filtran en el gel transparente que rellena el glóbulo ocular bloqueando el paso de la luz y produciendo una imagen borrosa.
La pérdida de la visión causada por la diabetes se denomina retinopatía diabética. En el comienzo de la enfermedad los capilares del ojo se vuelven porosos por lo cual puede producir visión borrosa, pero es en los casos más avanzados donde se produce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, lo cual puede llegar a producir progresivamente, en los casos más extremos, una ceguera total.