Diabetes: Qué hacer ante una hipoglucemia.

Cuando nos encontramos en el trabajo, lugar de estudio o en un grupo de amigos, resulta imprescindible comunicar al resto de personas el hecho de que sufrimos diabetes. En ocasiones una hipoglucemia puede sorprendernos y jugarnos una mala pasada, para ello se recomienda llevar siempre encima algún alimento que contenga hidratos de carbono de acción rápida: Sobres de azúcar, caramelos, algunos chicles… En definitiva, alimentos capaces de devolvernos a nuestro estado normal de glucemia sin provocar mayores incidencias.

Sin embargo, existen diversos tipos o fases de hipoglucemia que varían en función de la gravedad. Hay hipoglucemias leves, dónde los efectos hipoglucemiantes apenas son notados por el diabético y que en ocasiones requieren una prueba de sangre. En este caso, bastara con un pequeño tentempié que contenga glucosa. En hipoglucemias moderadas, los efectos son mucho más intensos y pueden provocar cierta sensación soñolienta, problemas a la hora de expresarnos o dolor de cabeza. Se solucionan tomando una mayor cantidad de carbohidratos de acción rápida, aunque no provocan mayores incidencias.

El último tipo, y el más peligroso es la hipoglucemia grave, muy improbable en personas cuyo control es generalmente correcto. Puede producirse por una gran cantidad de ejercicio físico, o una inyección de insulina altamente desproporcionada. Puede provocar desmayos, que desembocan en un coma diabético o incluso la muerte en casos de extrema gravedad. Sus síntomas son confundidos con el estado de ebriedad. Si en alguna ocasión observa que un compañero parece quedarse dormido, expresa frases sin sentido o camina dificultosamente, acuda al personal sanitario pertinente.

Comments are closed.