Diabesidad , el problema sigue creciendo.

La creciente prevalencia de la obesidad en todo el mundo supone una carga cada vez mayor para la salud mundial, los sistemas sanitarios y la economía. Por eso, uno de los grandes desafíos para los próximos años será cuantificar con detalle el efecto de esta carga con el fin de diseñar políticas de salud pública para hacer frente a esta pandemia incontrolable.

Calidad de vida

«Muchos de los trastornos de salud crónicos y agudos asociados con el exceso de peso corporal no sólo afectarán negativamente a la calidad de vida relacionada con la salud, sino también supondré un importante gasto añadido», asegura Wang. «Es decir: aumento del absentismo laboral, pensiones de invalidez, una menor productividad en el trabajo debido a la mala salud y jubilaciones anticipadas».

No hay otra solución, denuncian, que implementar políticas para promover un peso corporal más saludable. «No acometer ninguna acción tendría consecuencias catastróficas para la salud mundial, pero una disminución en el índice de masa corporal de tan sólo un 1% podría evitar hasta 2,4 millones de casos de diabetes, 1,7 millones de casos de enfermedades del corazón y cerebrales, y hasta 127 000 casos de cáncer en los EE.UU.».